Info de Córdoba

Consejos para hidratarse y evitar un golpe de calor

La hidratación es la clave para evitar un golpe de calor

La Organización Mundial de la Salud señala que el clima tiene una profunda influencia en la vida y la supervivencia de las personas. En el caso del golpe de calor y la insolación, es muy importante la prevención y en el caso de la situación ya instalada es fundamental actuar con rapidez.

El golpe de calor es el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica) o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación, al punto que se registra en la persona la pérdida de agua y sales esenciales para el buen funcionamiento del organismo. En estas situaciones el cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura por los mecanismos habituales como la sudoración, por lo que se produce un aumento de la temperatura corporal.

Tengamos en cuenta que la temperatura ideal en nuestro organismo debe rondar los 36/37 grados centígrados; si por cualquier razón sobrepasa los 40 grados y el cuerpo es incapaz de eliminar el exceso de calor y nuestro sistema nervioso comienza a alterarse. Un niño que se deshidrata no puede sudar lo suficiente como para enfriar su cuerpo, y su temperatura corporal se puede elevar hasta provocar el golpe de calor.

¿Cómo prevenir un golpe de calor?

Para prevenir un golpe de calor se recomienda evitar las exposiciones prolongadas al sol (entre las 11:00 y las 17:00 hs), la actividad física intensa, evitar el consumo de bebidas con cafeína o con azúcar en exceso, bebidas muy frías o muy calientes, comidas pesadas. Es importante moderar el consumo de alcohol, ya que éste aumenta la temperatura corporal.

También, es fundamental mantenerse en espacios bien ventilados cuando la temperatura ambiente sea elevada y se sugiere el uso de ropa clara, ligera que permita la transpiración, especialmente de algodón y cubrir la cabeza con gorros o sombreros. Si tiene niños, se le debe ofrecer frecuentemente líquidos, especialmente jugos naturales sin agregado de azúcar. En el caso de tener niños lactantes darles el pecho de manera más frecuente.

Además, se recomienda consumir abundantemente agua, líquidos y bebidas isotónicas. Evita las comidas pesadas de difícil digestión que hacen aumentar la temperatura interna.

Finalmente, si notas cansancio o mareo, retírate a un lugar fresco o ventilado y aflójate la ropa.

¿Cuáles son los síntomas de alerta?

  • Sed intensa y sequedad en la boca.
  • Temperatura mayor a 39º C (medida en la axila).
  • Sudoración excesiva.
  • Sensación de calor sofocante.
  • Piel seca.
  • Agotamiento, cansancio o debilidad.
  • Mareos o desmayo, vértigo, calambres musculares y/o agitación.
  • Dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos.
  • Dolores de cabeza (sensación de latido).
  • Estado de confusión, desorientación, delirio o incluso coma o convulsiones.

¿Cómo debemos actuar si ocurre algo de esto?

En caso de golpe de calor, es importante actuar rápidamente. En primer lugar se debe intentar bajar la temperatura del cuerpo usando hielo o con un baño en agua helada. Además, es importante: ofrecer agua fresca (o incluso agua con una cucharadita de sal), trasladar a la persona a un lugar fresco y ventilado, no administrar medicamentos antifebriles, no friccionar la piel con alcohol.

Adicionalmente, se recomienda trasladar a la persona afectada a un lugar a la sombra y colocarla en posición tumbada con la espalda recta y las piernas levantadas, para favorecer la circulación de la sangre.

Ante los primeros síntomas no demores en consultar al médico o acercarse al centro de salud.

Clima en Córdoba



 

No dejes de hidratarte

Compartí esta imagen en las redes sociales con tus amigos

Agregar comentario

Último tweet