Noticias Sociedad

Llamar a la muerte

En el día de ayer, se publicaba la noticia de que un tren perteneciente a la empresa Tren de las Sierras, había chocado contra un automovil que cruzó las vías cuando este venía (link a la noticia). Si bien el cruce era sin barreras, personalmente creo que la culpa no es del tren porque estoy seguro de que el tren hacia sonar su bocina como lo hace habitualmente y es el deber del automovilista frenar y dejar pasar el tren y luego segir su rumbo, o más allá de eso, por lógica se debe respetar el “pare, mire y escuche” que generalmente tienen las X de los cruces ferroviarios.

Seguramente el automovilista se quiso ahorrar 45 segundos de esperar que el tren pasara y decidió acelerar la marcha y por alguna razón no supo calcular los tiempos o el vehículo le falló y terminó siendo arrollado por la locomotora, afortunadamente para el conductor no sufrió heridas graves. Este sería el tipico conductor que cuando vé el semáforo en amarillo, en vez de frenar acelera para pasar lo más rápido posible y que no se apague la luz amarilla y se encienda la roja. ¿Qué es preferible, perder un minuto de tu vida o perder tu vida en un minuto?.

Al margen de esta noticia, hoy leía que falleció un chico de 20 años -entiendasé una persona que dejó de existir, que genera un estado de crisis en una familia, que no podrá ver más la luz del sol, que no puede seguir con sus proyectos de vida, que deja un vacio en el cariño de muchas personas, que no está más físicamente, etc.- a causa de un accidente de tránsito que se produjo en barrio Jardín, en las calles Richieri y Justiniano Posse donde impactaron un Renault 19 y una Ford F-100 (foto). Según lo que cuentan los medios periodísticos la camioneta Ford F-100 iba en contramano y la víctima fatal viajaba en la parte trasera -la caja- de la misma. Además hay otros siete heridos leves.

Primero que nada, el conductor de la camioneta cometía 2 infracciones según el relato periodístico: 1- circulaba en contra del sentido de circulación; 2- llevaba ocupantes en la caja de la camioneta. Entonces, ¿cómo pretende salir vivo una persona que va a la merced de un conductor que maneja un vehículo en contramano, él va alojado en la caja del mismo y posiblemente el conductor con algún estado de ebriedad?. Los ocupantes, estaban en una bomba de tiempo y finalmente la bomba explotó produciendo el peor de los resultados: la muerte de una persona. ¿Era necesario viajar en la caja de la camioneta?, ¿no podían pedir un taxi?, ¿esperar un colectivo? o ¿caminar?.

Las reglas y normas de tránsito tienen un fundamento y es preservar las vidas de los que transitan por las calles, no son un capricho de autoridades. Si todos respetaran a raja tabla las mismas, estoy seguro que no habría víctimas de tránsito.

Finalmente, dejando de lado el tránsito también leí en un diario, que un niño de 7 años murió ahogado el día viernes en el río de Alpa Corral, se encontraba de vacaciones con su familia, oriunda de Buenos Aires. Aparentemente en la zona había carteles que decían Zona de riesgo, evite bañarse, pero no los respetaron. El área de defensa civil del Gobierno de Córdoba recomienda respetar estas señales e informa que si el agua tiene espuma, se oscurece y arrastra palos y desperdicios, es un signo que anuncia la creciente. Si se observan, hay que alejarse de los cursos de los ríos. También recomiendan evitar nadar en lugares solitarios, por la noche o en aguas turbias.

AGREGAR COMENTARIO

Clic aqui para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *