Patria

Las víctimas olvidadas del terror en Argentina

En Argentina hoy está fuera del alcance incluso mencionar en público a las víctimas del terrorismo de izquierda de los años 70, y menos hacer un esfuerzo para obtener para ellas o sus familiares un día en un tribunal judicial.

Les copio este artículo que leí en la web de Martha Colmenares que me pareció interesante compartir.

Desde mi punto de vista, en una guerra siempre hay personas buenas y malas que mueren y los buenos y malos están en ambos bandos, cada uno defendiendo sus ideales aunque no sea con la violencia el camino correcto para hacerlo, mucho menos en un país democrático.

Hubo cosas muy crueles que sucedieron en esta época oscura de nuestro país, algunas fueron inevitables para poder defender la patria, otras fueron demasiado excesivas.

Personalmente siento que en nuestro país se juzga a quienes llevaban un uniforme con nombre y apellido, y se olvida a quienes encapuchados intentaban destruir las instituciones del estado, creo que se debería juzgar a ambos: a los uniformados por abuso de autoridad y a los encapuchados revolucionarios por los destrozos que cometieron y por el intento de tomar el poder por las vías no tradicionales de una democracia.

Alguna vez escuche la siguiente frase: Los militares no tenían opcion de ir o no ir a la guerra, para eso se los entrena, para obedecer., no sé cuán certera es, pero vale tenerla en cuenta.

Afortunadamente en mis lazos familiares más cercanos no me tocó tener gente involucrada en ninguno de los dos bandos, por lo que puedo tener una visión menos condicionada emocionalmente.

A continuación el artículo:

Muchos miles de olvidados, mucho más inocentes que la mayoría de los frecuentemente recordados

Miles sufrieron en el alboroto izquierdista que precipitó el golpe militar de 1976.

Aquellos que controlan el pasado, controlan el futuro; quien controla el presente, controla el pasado.

— Eslogan del partido del Gran Hermano
1984, de George Orwell

La justicia no es asegurada fácilmente en ninguna parte del mundo. Pero en Argentina hoy está fuera del alcance incluso mencionar en público a las víctimas del terrorismo de izquierda de los años 70, y menos hacer un esfuerzo para obtener para ellas o sus familiares un día en un tribunal judicial.

Inténtelo y probablemente sea etiquetado por la izquierda argentina como un amigo fascista del ex gobierno militar. El políticamente correcto sabe que se supone que aquellos que fueron tratados brutalmente por los guerrilleros que alguna vez Juan Perón llamó “juventud maravillosa” deben ser borrados de la memoria nacional.

La abogada de 35 años y defensora de los derechos humanos Victoria Villarruel se rehúsa a cooperar. Fundó el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas, en Argentina, con la misión de documentar los miles de crímenes terroristas cometidos entre 1969 y 1979. Cree que arrojar luz sobre esa década oscura puede ayudar a asegurar un futuro más justo para todos los argentinos.

Todo el mundo conoce la historia de cómo los militares argentinos tomaron el poder en 1976 y procedieron a aplastar a los movimientos subversivos con crueldad. Sus abusos de poder fueron legión, y en 1983 finalmente dieron un paso al costado en medio de la hiperinflación y el caos económico.

Pero Argentina vivió otra tragedia antes, y en algunos durante un tiempo después, de que los militares tomaran el poder. Fue una ola de carnicería y destrucción causada por bandas de guerrilleros inspirados por Castro que buscaban tomar el poder aterrorizando al país. Sus acciones provocaron un caos a escala nacional que llevó al golpe militar.

Sin embargo, debido a la deshonrosa caída del gobierno militar, los terroristas y sus simpatizantes han tenido éxito en volver a escribir esta historia, al describir solamente los crímenes de sus enemigos uniformados. Algunas personas que son actuales o ex integrantes del gobierno de Kirchner, otros que son congresistas y otros que trabajan en los medios de comunicación fueron integrantes bien conocidos de organizaciones subversivas.

En una entrevista en noviembre en Buenos Aires, Villarruel me dijo que ni siquiera los políticos de la oposición hablan de las víctimas de los terroristas porque se ha vuelto “tabú” hacerlo. El estado, dice, los trata “como si nunca hubieran nacido”.

Un resultado es que una generación de argentinos ha crecido sin conocimiento de la historia completa de esos tiempos de terror. El punto de vista de Villarruel es que la “verdad y justicia” demandan que las víctimas sean reconocidas.

Su libro de 2009 “Los llaman… jóvenes idealistas” es un paso hacia ese objetivo. En él documenta con fotografías y recortes de prensa la devastación que los terroristas le causaron a su propia gente. “A vencer o morir”, el lema del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), aparece en una foto como un graffiti garabateado en un camión. Incluidas en el libro hay fotografías de algunas de las miles de víctimas: bebés, adolescentes, diplomáticos, empresarios, jueces, policías. Algunos fueron secuestrados y asesinados. Otros fueron asesinados o quedaron lisiados simplemente porque estaban cerca cuando explotó una bomba. Menores eran reclutados para los ejércitos revolucionarios. Todo valía para los rebeldes que buscaban rehacer su mundo a través de la violencia.En la entrevista de noviembre, Villarruel describió el trabajo de su centro sobre el terrorismo, basándose en artículos de diarios y conversaciones con familiares y testigos, cuando se puede acceder a estos. Muchos, afirmó, siguen teniendo temor a las represalias.

Me dijo que el centro ha logrado dar nombre a 13.074 víctimas de los terroristas. Esos son totales preliminares. Villarruel está tan preocupada por la precisión de su trabajo que hizo que fuera auditado en forma independiente dos veces. Prevé que los recuentos finales estén terminados a mediados de este año.

Es interesante señalar que la cantidad de casos presentados ante tribunales contra el gobierno militar con acusaciones de abuso de poder son menos de 9.000. Mientras tanto, la justificación del gobierno de Kirchner para desestimar a las víctimas del terrorismo de izquierda es el argumento que fueron víctimas de crímenes comunes y que sus perpetradores ahora están amparados por la prescripción. Pero Villarruel dice que su investigación demuestra que las víctimas fueron civiles atacados por movimientos guerrilleros en una despiadada búsqueda del poder. Si es verdad, no habría prescripción de acuerdo con la Convención de Ginebra de 1949, ratificada por Argentina.

Villarruel escribe que al estudiar el terrorismo de los años 70, nunca entendió “las razones por las que un grupo, atribuyéndose a sí mismo la representación popular, decidió asesinar a su propia gente, alegando una supuesta causa justa y la necesidad política”. Es igualmente difícil entender porqué los argentinos han permitido que esos villanos controlen ese pasado y disfruten de impunidad legal.

Por Mary Anastasia O’Grady

© The Wall Street Journal

1 comentario

Clic aqui para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Es bastante ajustado a la verdad, dentro de lo que se puede conocer la verdad en estos temas. No recuerdo que en el 83 ya estuviesemos en pleno caos economico e hiperinflacion, esto sucedio al final del gobierno de Alfonsin. Tampoco se si los inocentes afectados eran 13.000, pero si que son muchos, y absoluta y vergonzosamente ignorados. Tampoco son 30.000 los desaparecidos/muertos del bando atacante, (que eso fueron, el bando atacante).
    De todas formas, fue una epoca dificil. Andabamos eligiendo por donde andar, intentando no pasar frente a edificios publicos, partidos politicos, consulados, y cualquier cosa que pudiera ser un objetivo politico para el terrorismo. Mas tarde para el terrorismo y para las fuerzas armadas de la nacion. Muchos de los combatientes, que ahora se autodenominan militantes, ahora ocupan cargos en el gobierno, y continuan con su ideologia intacta, igual que Videla y los demas integrantes de ese gobierno militar. Absolutamente fuera de época, tanto los unos como los otros. Y nosotros, los argentinitos de a pie, seguimos yugando para pagar a todos ellos sus caprichos, que nos siguen saliendo muy caros.-