Telefonía

Enhorabuena: desde diciembre, portabilidad numérica.

A diferencia de lo que ocurre hace años en Brasil o México, los usuarios de telefonía móvil de la Argentina deberán esparar al menos hasta diciembre para poder cambiar de operador de servicio sin perder su número. En los próximos días se publicará en el Boletín Oficial una resolución de la Secretaría de Comercio, que lidera Guillermo Moreno, y la Secretaría de Comunicaciones, que encabeza Lisandro Salas, que establece el cronograma para la implementación de la portabilidad numérica.

La resolución, a la que tuvo acceso PERFIL y que ya cuenta con la rúbrica de ambos funcionarios, establece que en diciembre se pondrá el marcha el sistema y se comunicará a los usuarios.

Los operadores consultados por este medio sobre la cuestión declinaron realizar declaraciones, pero se vieron gratamente sorprendidos por la fecha de puesta en marcha, que ellos esperaban para septiembre.

Las compañías resisten la implementación de la portabilidad porque, aseguran, incrementan sus costos de marketing y no produce grandes cambios en la distribución de clientes que tiene cada una.

Expertos como Henoch Aguiar y Martín Becerra consideran que las empresas se resisten a su implementación porque los consumidores quedan liberados de la atadura de perder el número si cambian de operador, lo que incrementará la competencia que en mercados bien regulados se traduce en mejores servicios y precios más bajos.

Esta visión cobra mayor sentido si se tiene en cuenta que en diciembre de 2000 Aguiar, entonces secretario de Comunicaciones, logró la firma del Decreto 764 que sentó las bases para desmonopolizar el mercado de telecomunicaciones. Allí se consagró que el número de teléfono es del usuario y no de las empresas. La crisis de la convertibilidad impidió su reglamentación. Cuando Néstor Kirchner llegó a la presidencia puso a Moreno como secretario de Comunicaciones. Congeló las tarifas de telefonía fija, pero dejó libres las de móviles e Internet, los dos servicios que, siguiendo una tendencia global, fueron los que más crecieron.

En 2008, cuando la portabilidad funcionaba en varios países de la región, la Justicia ordenó al Gobierno que la instrumente y en enero de 2009 Salas creó una comisión para estudiarla. El nuevo cronograma demora otros 12 meses un derecho de los usuarios que nació hace una década.

Una medida que atrasa en tiempo y forma

La implementación de la portabilidad numérica en la Argentina no sólo llega con una demora de diez años, sino que además es limitada. En la mayoría de los países donde se implentó el derecho de los usuarios de mantener el número, es tanto para el servicio móvil como para el fijo. El cronograma que se dará a conocer en los próximos día es sólo para móviles.

Claro, Iplan, entre otras, cree que eso les impide competir con Telefónica y Telecom en el negocio de la telefonía fija para empresas, ya que si una compañía debe cambiar su número cuando opta por otro operador del servicio, pierde clientes o debe invertir para comunicarles sus nuevos teléfonos.

En México, uno de los mercados más concentrados de telecomunicaciones, la portabilidad en fijos hizo que Telmex perdiera unos 200 mil clientes. Pasaron al servicio de triple play de empresas de cable.

Brasil tiene portabilidad numérica desde 2008 y les prohibió a los operadores móviles bloquear los aparatos que venden para que el cliente no los use con un competidor.

En la Argentina, la Secretaría de Comunicaciones parece estar lejos de tomar una medida así.

Rodolfo Barros
De la redacción de Diario Perfil

AGREGAR COMENTARIO

Clic aqui para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *