Córdoba Política Publicidad

80% de los carteles en Córdoba están en infracción

Son datos que maneja la Municipalidad de Córdoba sobre unos 500 carteles de grandes dimensiones. Ayer comenzaron los operativos conjuntos con Crese para desinstalar los dispositivos en infracción.

Si hay un rubro en el que reina la anarquía en la ciudad de Córdoba es en el de la cartelería publicitaria en vía pública. Según reconocen desde el municipio, un 80 por ciento de los dispositivos colocados en la Capital están en infracción, por lo que desde ayer se comenzó con operativos para desinstalarlos.

Cuando soplan vientos, los primeros en volar son los carteles ilegales. Ese es el dato que manejan en la Subdirección de Control de Cartelería de la Municipalidad, creada a mediados del 2010 con la finalidad de ordenar el caos publicitario.
Pablo Miraglia, titular de la repartición, da un diagnóstico de la situación: “Nos llenaron la ciudad de carteles”. “El 80 por ciento son ilegales, y en Córdoba hay más de 500 de grandes formatos”, agrega el funcionario. La cartelería fuera de regla también abarca a los que se colocan frente a los comercios.

Según Damián Bizzi, delegado gremial en la repartición, el problema más grave es que los empresarios del sector ni siquiera conocen lo establecido en la ordenanza 10.378, que regula la actividad. Por ejemplo, desconocen que algunos tipos de carteles como las monocolumnas o los monumentales deben llevar planos suscriptos por un profesional como un ingeniero o un arquitecto. El delegado remarcó que recién desde mediados del año pasado se empezó a controlar, y que son apenas dos inspectores para toda la ciudad.

Un empresario cartelero, que prefirió mantener en reserva su identidad, ejemplificó cómo se maneja ese mercado: “Una buena estructura puede costar entre 50 mil y 70 mil pesos, dependiendo de los metros cuadrados, y hay carteles con una estructura que con cualquier viento se vuelan. De hecho, ya pasó como cinco veces en lo que va del año”. Esas diferencias crean un mercado desleal. Según el empresario, algunas firmas rompen el mercado con precios bajos, “y significa que algo están evadiendo, llámese impuestos, o que están en terrenos fiscales, o no pagan un seguro ante un riesgo, o no tienen medidor propio de electricidad”.

Esa situación, sumada a que las multas pueden llegar como máximo a tres mil pesos, provoca que muchos empresarios se inclinen por pagar una multa a tener que acatar la ordenanza. Según fuentes municipales, un anunciante puede llegar a pagar entre 30 mil y 50 mil pesos por mes por un cartel de grandes dimensiones. Miraglia asegura que los empresarios carteleros no son más de 30, y sólo tres o cuatro son los que están ordenados respecto a la normativa.

Para revertir la situación, la Municipalidad había anunciado en febrero pasado que se iban a realizar operativos para retirar carteles en infracción. Las acciones comenzaron ayer.

Los inspectores de Control de Cartelería, con el apoyo de personal y equipos de la empresa municipal de la basura (Crese) removieron dispositivos publicitarios en infracción ubicados en espacios públicos en Esquiú y Maipú, en Juan B. Justo y Bulnes, y en Alem y Bulnes. “Se combate la contaminación visual y los peligros. Hace más de una década que no se hacía nada”, dijo Miraglia.

Fuente: LaVoz