Sociedad

31/08/1999 – Vuelo de LAPA

El vuelo 3142 de LAPA, de la aerolínea argentina Líneas Aéreas Privadas Argentinas (LAPA), se estrelló en el Aeroparque Jorge Newbery de la Ciudad de Buenos Aires el 31 de agosto de 1999 a las 20:54 hs, cuando despegaba con destino a la ciudad de Córdoba, protagonizando uno de los accidentes más graves de la historia de la aviación argentina.

Al iniciar la aeronave su carrera de despegue comenzó a sonar una alarma, que por lo general siempre sonaba dando falsa alarma, a la que los pilotos hicieron caso omiso por lo que se determinó que los pilotos fueron los causantes de la tragedia, ya que ignoraron esta señal acustica, pero esta vez no sonó en vano, si no que indicaba que los flaps se hallaban retraídos, lo que les impidió despegar pese a haber superado la velocidad mínima que habían calculado que necesitaban para hacerlo.

Imposibilitados de frenar antes del fin de la pista por la velocidad que traían, continuaron la carrera fuera de ella, rompiendo luego las vallas del perímetro del aeropuerto, cruzando una avenida, arrastrando en su trayecto a un automóvil que circulaba por ella con dos ocupantes, que resultaron víctimas mortales, para terminar colisionando sobre unas máquinas viales y un terraplén.

La pérdida de combustible sobre los motores calientes y el gas expelido por la rotura de una planta reguladora de gas existente en el lugar, provocaron el incendio y destrucción total de la aeronave provocando la muerte de 65 personas, mientras que 17 resultaron heridas de gravedad con quemaduras varias y otras tantas levemente.

El día 2 de febrero de 2010, la Justicia determinó que los únicos culpables del accidente fueron los pilotos.

El fallo del Tribunal Oral Federal (TOF) 4 generó ira entre las víctimas, sobrevivientes y familiares de los muertos, cuya reacción, con golpes a vidrios e insultos a jueces y acusados por igual, obligó a suspender la lectura del veredicto durante algunos minutos, en medio de forcejeos con la policía.

Los jueces decidieron sobreseer por la prescripción de los delitos de los que se los acusaba a Diego Lentito, ex director del Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial, y a Damián Peterson, comodoro retirado que fue director de Habilitaciones Aeronáuticas de la Fuerza Aérea en momentos de la tragedia.

Los jueces María Cristina San Martino, Leopoldo Bruglia y Jorge Gorini también absolvieron a Nora Arzeno, ex jefa de personal de LAPA; a Fabián Mario Chionetti, ex gerentes de operaciones de la empresa; a Rolando Boyd, ex vicepresidente, y a Gustavo Deustch, ex presidente.

En tanto, el ex jefe de operaciones del avión Guillermo Borsani y el ex gerente Valerio Diehl fueron condenado a 3 años de prisión en suspenso por ser considerados responsables del delito de estrago culposo agravado, por lo que no cumplirán la condena en la cárcel.

¿Quién será el verdadero culpable?, ¿el piloto de la aeronave que no tenía las suficientes horas de descanso y una gerente de RRHH no revisó los descansos que les correspondía?, ¿el técnico que no revisó el avión antes de salir?, ¿el jefe de operaciones que no intentó reparar la alarma para que funcionara sólo en los casos que debía?, ¿el presidente, vicepresidente y gerente de operaciones de la compañía que, por negligencia, no exigían a sus subordinados que hagan el trabajo como correspondía y los chequeos en la flota?.

Alguna vez un piloto me dijo: los aviones no se caen, es el error humano que los tira.

En este caso, el avión nunca tomó vuelo, pero si hubo error humano y nadie imputado más que los pilotos quienes no tienen el derecho para su legitima defensa ante el juzgado, pues están muertos, y es más fácil condenar a un muerto.

No pensé que iba a hablar sobre este tema, pero después de ver el siguiente video en el blog de actualidad de Fran Rosetti, sentí necesidad de publicar esto.

AGREGAR COMENTARIO

Clic aqui para comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *